blog banner

Notas sobre un nuevo coronavirus

por Rob Wallace

El siguiente artículo apareció por primera vez en MR Online con anterioridad al brote global de COVID-19, en el 29 de enero de 2020. Varios de los comentarios son inquietantemente clarividentes, y en retrospectiva el mensaje clave es aún más importante de recordar: debemos responder a los posibles brotes de forma proactiva, no reactiva. Como Wallace argumenta en este y otros artículos traducidos aquí, esto significa una transformación fundamental de nuestros sistemas alimentarios. Hemos traducido y reproducido este artículo aquí bajo una Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License. -BMN y PSU, 14/04/2020

St Paul, 29 de enero – Un nuevo y mortal coronavirus 2019-nCoV, relacionado con el SARS y el MERS y aparentemente originado en los mercados de animales vivos de Wuhan, China, está empezando a extenderse por todo el mundo.

Las autoridades chinas han informado de 5974 casos en todo el país, 1000 de ellos graves. Con infecciones en casi todas las provincias, las autoridades advirtieron que 2019-nCoV parece estar propagándose rápidamente fuera de su epicentro.

La caracterización parece apoyada por la modelización inicial.

El número básico de reproducción del virus, una medida del número de nuevos casos por infección sin límite de susceptibilidad disponible, está llegando a un saludable 3,11. Eso significa que ante tal impulso, una campaña de control debe detener hasta el 75% de las nuevas infecciones para revertir el brote. El equipo de modelización estima que actualmente hay más de 21.000 casos, notificados o no, sólo en Wuhan.

Las secuencias del genoma completo del virus, mientras tanto, muestran pocas diferencias entre las muestras aisladas en toda China. Una propagación más lenta para un virus de ARN de tan rápida evolución estaría marcada por mutaciones que se acumulan de un lugar a otro.

El coronavirus está comenzando a abrir teatros en el extranjero. Viajeros con 2019-nCoV han sido tratados en Australia, Francia, Hong Kong, Japón, Malasia, Nepal, Vietnam, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia y los Estados Unidos. Los brotes locales están empezando ahora en seis países.

Como la infección se caracteriza por la transmisión de persona a persona y un aparente período de incubación de dos semanas antes de que la enfermedad se manifieste, es probable que la infección siga extendiéndose por todo el mundo. Si será Wuhan en todas partes sigue siendo una pregunta abierta.

La penetración final del virus en todo el mundo dependerá de la diferencia entre la tasa de infección y la tasa de eliminación de infecciones por recuperación o muerte. Si la tasa de infección supera con creces la eliminación, entonces la población total infectada puede acercarse a toda la humanidad. Sin embargo, ese resultado se caracterizaría probablemente por una gran variación geográfica provocada por una combinación de casualidades mortales y las diferencias en la forma en que los países respondieron a su brote.

Los escépticos de las pandemias no están tan seguros de tal escenario. Para el 2019-nCoV se han infectado y matado muchos menos pacientes que incluso la típica gripe estacional. Pero el error aquí es confundir un momento temprano en un brote con la naturaleza esencialista de un virus.

Los brotes son dinámicos. Sí, algunos se agotan, incluyendo, tal vez, 2019-nCoV. Se necesita el empate evolutivo correcto y un poco de suerte para vencer la extirpación fortuita. A veces no se alinean suficientes huéspedes para mantener la transmisión. Otros brotes explotan. Los que logran llegar a la escena mundial pueden cambiar el juego, incluso si eventualmente se apagan. Alteran las rutinas diarias incluso de un mundo que ya está en tumulto o en guerra.

La mortalidad de cualquier cepa pandémica potencial es la esencia del asunto, por supuesto.

Si el virus resulta ser menos infeccioso o mortal de lo que se pensó inicialmente, la civilización continúa, sin importar cuánta gente muera. El brote de gripe H1N1 (2009), que preocupó a tantos hace más de una década, demostró ser menos virulento de lo que parecía en un principio. Pero incluso esa cepa penetró en la población mundial y mató silenciosamente a pacientes, en magnitudes que superan con creces estos primeros despidos de seguimiento. El virus H1N1 (2009) mató hasta 579.000 personas en su primer año, produciendo complicaciones en quince veces más casos de los que se habían proyectado inicialmente sólo con pruebas de laboratorio.

El peligro aquí se encuentra en la conectividad sin precedentes de la humanidad. El virus H1N1 (2009) cruzó el Océano Pacífico en nueve días, superando las predicciones de los modelos más sofisticados de la red mundial de viajes por meses. Los datos de las aerolíneas muestran un aumento de diez veces en los viajes en China sólo desde la epidemia de SARS.

En el marco de esa infiltración tan extendida, la baja mortalidad de un gran número de infecciones puede seguir causando un gran número de muertes. Si se infectan cuatro mil millones de personas con una tasa de mortalidad de sólo el 2%, una tasa de mortalidad inferior a la mitad de la de la pandemia de gripe de 1918, se matan ochenta millones de personas. Y a diferencia de la gripe estacional, no tenemos ni inmunidad de manada, ni una vacuna para frenarla. Aún el desarrollo acelerado tomará, en el mejor de los casos, tres meses para producir una vacuna para el 2019-nCoV, asumiendo que incluso funcione. Los científicos produjeron con éxito una vacuna para la gripe aviar H5N2 sólo después de que el brote de los EE.UU. terminó.

Un parámetro epidemiológico crítico será la relación entre la infecciosidad y el momento en que los infectados expresan síntomas. El SARS y el MERS demostraron ser infecciosos sólo cuando hubo síntomas. Si esto se confirma para el 2019-nCoV, podemos estar en relativamente buena forma, considerándolo todo. Incluso sin una vacuna o antivirales adaptados, podemos poner inmediatamente en cuarentena a los enfermos repentinos, rompiendo las cadenas de transmisión con la salud pública del siglo XIX.

El domingo, sin embargo, el ministro de salud de China, Ma Xiaowei, asombró al mundo al anunciar que 2019-nCoV había expresado la infecciosidad antes de los síntomas. Es un giro tan grande que los epidemiólogos estadounidenses enfurecidos están exigiendo acceso a los datos que muestran la nueva infectividad. El choque implica que los investigadores esperan que el virus no pueda evolucionar fuera de lo que parecen imaginar como un arquetipo de salud pública. Si la historia de vida de la nueva infección es cierta, las autoridades sanitarias no podrán utilizar los síntomas para identificar los nuevos casos activos.

Estas incógnitas -la fuente exacta, la infecciosidad, la penetración y los posibles tratamientos- explican en conjunto por qué los epidemiólogos y los funcionarios de salud pública están preocupados por 2019-nCoV. A diferencia de las gripes estacionales citadas por los escépticos de las pandemias, la incertidumbre hace temblar a los profesionales.

Es la naturaleza del trabajo, preocuparse, sí. La preocupación está incorporada en las mismas probabilidades y errores sistémicos encarnados más ampliamente en el trabajo. El daño de no prepararse para un brote que resulta mortal excede por mucho al de la vergüenza de prepararse para un brote que no está a nivel de la publicidad. Pero en una época en que se celebra la austeridad, pocas jurisdicciones desean pagar por un desastre que no es una garantía, cualesquiera que sean los beneficios colaterales de la precaución o, en el otro extremo de los resultados, las devastadoras pérdidas asociadas a una mala jugada.

La elección de cómo responder está con frecuencia totalmente fuera de las manos de los epidemiólogos de todos modos. Las autoridades nacionales que tomarán estas decisiones hacen malabarismos con múltiples y a menudo contrarios intereses. Detener incluso un brote mortal no siempre se considera el objetivo más importante.

Mientras que las autoridades tropiezan con la idea de averiguar qué hacer, la escala del impacto puede repentinamente alcanzar la velocidad de escape. Como el propio 2019-nCoV demostró al pasar de un mercado único de alimentos a la escena mundial en un mes, las cifras pueden aumentar tanto y tan rápido que el mejor esfuerzo de un epidemiólogo, su raison d’être, recibe un golpe letal por los hechos sobre el terreno.

Mis propias reacciones viscerales a esta ronda de la enfermedad han saltado a través de la preocupación, la decepción y la impaciencia.

Soy un biólogo evolutivo y filogeógrafo de salud pública que ha trabajado en varios aspectos de estas nuevas pandemias durante veinticinco años, gran parte de mi vida adulta. Como he escrito en otros lugares, con la ayuda de muchos otros, he tratado de aprovechar una comprensión cada vez mayor de estos patógenos, desde las secuencias genéticas de mis estudios iniciales hasta las geografías económicas del uso de la tierra, la economía política de la agricultura mundial y la epistemología de la ciencia.

La claridad puede amargar el alma. Mientras mis medios sociales sonaban con preguntas sobre 2019-nCoV, mi respuesta inmediata rayaba en el picardías y el agotamiento. ¿Qué, reza, quieres que te diga? ¿Qué quieres que haga al respecto?

Al dar consejos personales y profesionales a amigos y colegas legítimamente preocupados, hice algunas decisiones equivocadas. A la pregunta de un amigo granjero sobre viajar al extranjero, aconsejé una mascarilla de cirujano, lavarse las manos antes de todas las comidas, y dejar de coger[1] ganado, hermano. El humor oscuro y obscuro me ayuda a superar el estrés, pero su respuesta sincera, «¿Dejar de coger ganado?» mostró que había perdido mi objetivo. No es una buena imagen de mi parte en absoluto. Me disculpé. Se rió de ello más tarde.

Es un riesgo profesional. Existe el peligro de un temor existencial que surge de la inercia política con la que los epidemiólogos deben enfrentarse al preparar al mundo para una pandemia irresistible que sus electores pretenden que no es una molestia hasta que es demasiado tarde.

Si 2019-nCoV es de hecho el Gran Bicho, y aún no está claro si ese es el caso, no hay casi nada que hacer en este momento. Todo lo que podemos hacer es cerrar las escotillas de la salud pública y esperar que el virus mate sólo a una pequeña parte de la población mundial en lugar del 90%.

Está claro que la humanidad no debería empezar a reaccionar a una pandemia cuando ya está en marcha. Es un abandono total de cualquier noción de teoría o práctica progresista. ¡Y los líderes y sus seguidores doctos en todo el mundo se identifican como Prometeos!

Como escribí hace siete años:

Imagino que pasará mucho tiempo antes de que me ocupe de un brote de gripe humana de nuevo, salvo de pasada. Aunque es una reacción visceral comprensible, preocuparse en este punto del proceso es un poco a la inversa. El bicho, cualquiera que sea su punto de origen, hace tiempo que dejó el granero, literalmente.

Este siglo ya hemos entrenado nuevas cepas de la peste porcina africana, Campylobacter, Cryptosporidium, Cyclospora, Ebola, E. coli O157:H7, fiebre aftosa, hepatitis E, Listeria, virus Nipah, fiebre Q, Salmonella, Vibrio, Yersinia, Zika, y una variedad de variantes novedosas influenza A, entre las que se encuentran las variantes H1N1 (2009), H1N2v, H3N2v, H5N1, H5N2, H5Nx, H6N1, H7N1, H7N3, H7N7, H7N9 y H9N2.

Y no se hizo casi nada real con respecto a ninguno de ellos. Las autoridades dieron un suspiro de alivio al revertirse cada uno e inmediatamente dieron la siguiente tirada del dado epidemiológico, arriesgando ojos de serpiente de máxima virulencia y transmisibilidad.

Ese enfoque sufre más que una falla de previsión o de nervios. Por más necesario que sea, las intervenciones de emergencia que limpian cada uno de estos desórdenes pueden empeorar las cosas.

Verás, las fuentes de intervención compiten. Y, como mis colegas y yo argumentamos, los criterios de emergencia se despliegan como imposiciones en la hegemonía gramsciana para evitar que hablemos de intervenciones estructurales en torno al poder y la producción. Porque, ¿no sabes?, estamos advertidos, ¡ES UNA EMERGENCIA AHORA MISMO!

En este juego de mantenerse alejado, el hecho de no abordar los problemas estructurales puede hacer que estas intervenciones de emergencia sean ineficaces. El umbral de Allee que los profilácticos y la cuarentena tienen como objetivo empujar a las poblaciones de patógenos hacia abajo – de modo que las infecciones pueden quemarse por sí solas sin poder encontrar nuevos susceptibles – se establece por causas estructurales.

Como nuestro equipo escribió sobre el brote del Ébola en África Occidental:

La mercantilización del bosque puede haber reducido el umbral ecosistémico de la región hasta tal punto que ninguna intervención de emergencia puede hacer que el brote de Ebola sea lo suficientemente bajo como para quemarse. Los nuevos derrames repentinamente expresan mayores fuerzas de infección. En el otro extremo de la epicurva, sigue circulando un brote maduro, con la posibilidad de rebote intermitente.

En resumen, los cambios estructurales del neoliberalismo no son un mero trasfondo en el que se produce la emergencia del Ébola. Los cambios son la emergencia tanto como el virus mismo… La deforestación y la agricultura intensiva pueden eliminar la fricción estocástica de la agroforestería tradicional, que típicamente evita que el virus se alinee con la suficiente transmisión.

Una ilustración de la ecología de las enfermedades transmitidas por vectores como el ebolavirus 2018 y el coronavirus 2019 (Covid-19) del artista Olaf Hajek.
Una ilustración de la ecología de las enfermedades transmitidas por vectores como el ebolavirus 2018 y el coronavirus 2019 (Covid-19) del artista Olaf Hajek.

A pesar de que ahora cuenta con una vacuna eficaz y con antivirales, el Ébola está experimentando actualmente su brote más prolongado registrado en la República Democrática del Congo. ¿Qué se ha perdido en el camino? ¿Dónde está nuestro Dios biomédico ahora? Culpar a los congoleños de encubrir este fracaso es un ejercicio de desplazamiento colonial, lavando las manos del imperialismo de décadas de ajuste estructural y cambio de régimen a favor del Norte global.

Decir que no hay nada que podamos hacer tampoco es del todo correcto, sin embargo, aunque la queja de reaccionar sólo ante el ataque de una nueva enfermedad sigue en pie.

Dentro de cualquier localidad, hay un programa de izquierda para un brote, incluyendo la organización de brigadas vecinales de ayuda mutua, exigiendo que cualquier vacuna y antivirales desarrollados estén disponibles sin costo alguno para todos aquí y en el extranjero, pirateando antivirales y suministros médicos, y asegurando el desempleo y la cobertura de salud mientras la economía se estanca durante el brote.

Pero esa forma de pensar y organizar, una parte integral del legado de la izquierda, parece haber dejado el edificio para configuraciones más performativas (y discursivas) en línea.

La inclinación reaccionaria a la lucha contra las enfermedades a izquierda y derecha me ha impulsado desde entonces a colaborar en los esfuerzos de agricultura anticapitalista y conservación. Detengamos los brotes que no podemos manejar para que no emerjan en primer lugar. En este punto de mi carrera, con el ritmo estructural de las emergencias, generalmente escribo sobre enfermedades infecciosas sólo en términos tangenciales.

Las causas estructurales de las enfermedades son en sí mismas una fuente de debate. Por un lado, quedan preguntas sobre los orígenes de 2019-nCoV.

Se ha prestado mucha atención inicial a un mercado particular de alimentos exóticos en Wuhan, con una preocupación orientalista por las dietas extrañas y desagradables, que representan tanto el fin de la biodiversidad que el propio Occidente está destruyendo como una fuente repugnante de enfermedades peligrosas:

«El mercado típico de China tiene frutas y verduras, carne de vacuno, cerdo y cordero cortada, pollos enteros desplumados -con cabezas y picos- y cangrejos y peces vivos, que arrojan agua de los tanques de agitación. Algunos venden productos más inusuales, incluyendo serpientes vivas, tortugas y cigarras, conejillos de indias, ratas de bambú, tejones, erizos, nutrias, civetas de palma, incluso cachorros de lobo.»

Dichas serpientes se blande como significante y significado, una fuente literal de 2019-nCoV que también se refiere a un paraíso perdido y un pecado original de las fauces de una serpiente.

Hay pruebas epidemiológicas a favor de la hipótesis. Treinta y tres de 585 muestras en el mercado de Wuhan fueron encontradas positivas para 2019-nCoV, con 31 en el extremo oeste del mercado donde se concentraba el comercio de vida silvestre.

Por otro lado, sólo el 41% de estas muestras positivas se encontraron en las calles de los mercados donde se alojaba la vida silvestre. Una cuarta parte de los infectados originales nunca visitaron el mercado de Wuhan o aparecieron directamente expuestos. El primer caso fue identificado antes de que el mercado fuera atacado. Otros comerciantes infectados traficaban sólo con cerdo, una especie de ganado que expresa un receptor molecular vulnerable común, lo que llevó a un equipo a formular la hipótesis de que el cerdo es la fuente supuesta del nuevo coronavirus.

En cuanto a la peste porcina africana, que ha matado hasta la mitad de los cerdos de China el año pasado, esta última posibilidad representaría un gran chingaso. No son desconocidas tales convergencias de enfermedades, incluso doblándose en una activación recíproca íntima, en la que las proteínas de cada patógeno se catalizan mutuamente, facilitando nuevos cursos clínicos y dinámicas de transmisión para ambas enfermedades.

Al mismo tiempo, la Sinofobia Occidental no absuelve la salud pública china. Ciertamente la ira y la decepción que el público chino ha dirigido a las autoridades locales y federales por su lenta reacción a 2019-nCoV no puede ser hilada como xenofobia armada. Y en nuestros sabios esfuerzos por mantener nuestro pie fuera de esa trampa, también podemos estar perdiendo una simetría agroecológica crítica.

Dejando de lado la guerra cultural, los mercados húmedos y los alimentos exóticos son alimentos básicos en China, como lo es ahora la producción industrial, yuxtapuestos unos a otros desde la liberalización económica posterior a Mao. De hecho, los dos modos de alimentación puede ser integrados por medio del uso de la tierra.

La expansión de la producción industrial puede empujar a los alimentos silvestres cada vez más capitalizados más profundamente en el último de los paisajes primarios, desenterrando una mayor variedad de patógenos potencialmente protopandémicos. Los bucles periurbanos de creciente extensión y densidad de población pueden aumentar la interfaz (y los efectos indirectos) entre las poblaciones silvestres no humanas y la ruralidad recientemente urbanizada.

En todo el mundo, incluso las especies de subsistencia más salvajes están siendo enlazadas en las cadenas de valor de la agricultura: entre ellas las avestruces, los puercoespines, los cocodrilos, los murciélagos frugívoros y la civeta de palma, cuyas bayas parcialmente digeridas suministran ahora el grano de café más caro del mundo. Algunas especies silvestres están llegando a los tenedores antes incluso de ser identificadas científicamente, incluyendo un nuevo cazón de nariz corta que se encontró en un mercado de Taiwán.

Todos son tratados cada vez más como productos alimenticios. A medida que la naturaleza es despojada lugar por lugar, especie por especie, lo que queda se vuelve mucho más valioso.

El antropólogo weberiano Lyle Fearnley señaló que los agricultores de China manipulan repetidamente la distinción entre lo salvaje y lo doméstico como un significante económico, produciendo nuevos significados y valores vinculados a sus animales, incluso en respuesta a las mismas alertas epidemiológicas emitidas en torno a su comercio. Un marxista podría contestar que estos significantes emergen de un contexto que se extiende mucho más allá del control de los pequeños agricultores y se extiende a los circuitos mundiales de capital.

Así que aunque la distinción entre las granjas industriales y los mercados húmedos no carece de importancia, podemos pasar por alto sus similitudes (y relaciones dialécticas).

Las distinciones se unen mediante otros mecanismos. Muchos pequeños agricultores de todo el mundo, incluidos los de China, son en realidad contratistas que crían aves de corral de un día, por ejemplo, para la elaboración industrial. Así pues, en la pequeña parcela de un contratista a lo largo de la orilla del bosque, un animal de alimentación puede contraer un patógeno antes de ser enviado a una planta de procesamiento en el anillo exterior de una gran ciudad.

Mientras tanto, la expansión de las granjas industriales puede obligar a las empresas de alimentos silvestres, cada vez más corporativizadas, a adentrarse más en el bosque, lo que aumenta la probabilidad de contraer un nuevo patógeno, al tiempo que reduce el tipo de complejidad ambiental con el que el bosque interrumpe las cadenas de transmisión.

El capital militariza las investigaciones de enfermedades resultantes. Culpar a los pequeños agricultores es ahora una práctica estándar de gestión de crisis en la agroindustria, pero es evidente que las enfermedades son una cuestión de sistemas de producción en el tiempo, el espacio y el modo, no sólo de actores específicos entre los que podemos hacer malabarismos.

Como clase, los coronavirus parecen extenderse a ambos lados de estas distinciones. Mientras que el SARS y el 2019-nCoV parecían haber surgido de mercados húmedos -posiblemente cerdos aparte- el MERS, el otro coronavirus mortal, surgió directamente de un sector de camellos en vías de industrialización en el Medio Oriente. Es un camino hacia la virulencia que en gran parte se ha dejado fuera de la discusión científica más amplia sobre estos virus.

Debería cambiar la forma en que pensamos sobre ellos. Recomendaría que nos equivoquemos en el lado de ver la causalidad de enfermedades y la intervención más allá del objeto biomédico o incluso de la ecosalud y hacia el campo de las relaciones ecosociales.

Otros ethoses ven una salida diferente. Algunos investigadores recomiendan que hagamos ingeniería genética en las aves de corral y el ganado para que sean resistentes a estas enfermedades. No mencionan si eso permitiría que estas cepas circularan entre lo que ahora serían animales alimenticios asintomáticos, antes de que se propaguen a los seres humanos sin ingeniería.

Volviendo atrás el reloj, una fuente de mi pique, hace nueve años escribí acerca de lo que los esfuerzos en la ingeniería genética contra los patógenos pasan por alto como cuestiones de primer principio:

Más allá de la cuestión de la asequibilidad de la nueva frankenpollo, especialmente para los países más pobres, el éxito de la gripe se debe en parte a su capacidad para superar y durar más tiempo que esas balas de plata. Las hipótesis vinculadas a un modelo biológico lucrativo se confunden habitualmente con las expectativas sobre la realidad material, las expectativas se confunden con las proyecciones y las proyecciones con las predicciones.

Una fuente de vejación es la dimensionalidad del problema. Incluso entre los principales estudiosos existe la idea de que la gripe es algo más que un mero virus o infección; que respeta poco los límites disciplinarios (y los planes de negocios) tanto en su forma como en su contenido. Los patógenos utilizan regularmente procesos que se acumulan en un nivel de organización biocultural para resolver los problemas que enfrentan en otros niveles, incluido el molecular.

El agronegocio siempre nos lleva a un futuro tecno-utópico para mantenernos en un pasado limitado por las relaciones capitalistas. Estamos dando vueltas y vueltas a las pistas de las mercancías seleccionando para nuevas enfermedades en primer lugar.

La emoción secreta (y el terror abierto) que sienten los epidemiólogos en un brote no es más que una derrota disfrazada de heroísmo.

Casi toda la profesión se organiza actualmente en torno a tareas post-hoc, como un mozo de cuadra con una pala que sigue a los elefantes en un circo. Bajo el programa neoliberal, los epidemiólogos y las unidades de salud pública reciben fondos para limpiar el desorden del sistema, mientras racionalizan incluso las peores prácticas que llevan a la aparición de muchas pandemias mortales.

En un comentario sobre el nuevo coronavirus, un tal Simon Reid, profesor de control de enfermedades transmisibles en la Universidad de Queensland, instanció la incoherencia resultante.

Reid brinca de un tema a otro, no logrando tejer un todo de sus observaciones de técnico. Tal locura no es necesariamente una cuestión de incompetencia o intención maliciosa por parte de Reid. Es más bien una cuestión de las contradictorias obligaciones de la universidad neoliberal.

Los izquierdistas estadounidenses se unieron recientemente a las espadas por la existencia de la clase gerencial profesional. Los socialdemócratas de Jacobin se enfadan con la clase profesional-gerencial capitalista (PMC) y se inclinan por unirse a la administración de Sanders, mientras que los tankies[2] afirman que los gerentes también son proletarios. Evitaré el debate metafísico -¿cuántos PMC pueden bailar sobre un epipen?- sólo para observar que si el PMC existe teóricamente en la epidemiología, he conocido a sus miembros en carne y hueso. ¡Viven!

Reid y otros epidemiólogos institucionales están en el anzuelo para limpiar las enfermedades de origen neoliberal -sí, incluso fuera de China-, mientras se les presentan banalidades reconfortantes de que el sistema que les paga funciona. Es un doble atasco con el que muchos profesionales eligen vivir, no, prosperar, incluso si las epidemias resultantes amenazan a millones de personas.

Reid aquí como que entiende las partes de sistema alimentario y conservación de la explicación para 2019-nCoV (y muchos de sus famosos precursores de la serie de reality shows epidemiológicos que funcionan este siglo hasta ahora). Pero al introducir esta protopandemia, propone, parafraseando, que «Este horror absoluto tiene una gracia salvadora-¡hurra!». Y es que «China ha sido una fuente de repetidos brotes, pero ella, y una OMS que ahora pertenece al filantropismo, lleva a cabo un control biológico ejemplar».

Podemos rechazar la sinofobia, ofrecer apoyo material y todavía recordar bien que China encubrió el brote de SARS en 2003. Beijing suprimió los informes de los medios de comunicación y de salud pública, permitiendo que ese coronavirus salpicara a través de su propio país. Las autoridades médicas de una provincia vecina al brote no sabían con qué se presentaban de repente sus pacientes en la sala de emergencias. El SRAS se extendió finalmente a varios países hasta el Canadá y apenas se le pudo extirpar.

Entretanto, el nuevo siglo se ha caracterizado por el fracaso o la negativa de China a desatar su tormenta casi perfecta de producción de arroz, patos y aves de corral y cerdos industriales, que ha provocado múltiples cepas nuevas de gripe. Se trata de un precio por la prosperidad.

Sin embargo, esto no es un excepcionalismo chino. Los Estados Unidos y Europa también han servido como puntos de partida para nuevas influencias, recientemente H5N2 y H5Nx, y sus multinacionales y apoderados neocoloniales impulsaron el surgimiento del Ébola en África Occidental y de Zika en el Brasil. Los funcionarios de salud pública de los Estados Unidos cubrieron los agronegocios durante los brotes de H1N1 (2009) y H5N2.

Tal vez entonces deberíamos abstenernos de elegir entre uno de los dos ciclos de acumulación de capital: el final del ciclo americano o el comienzo del chino (o, como parece hacer Reid, ambos). A riesgo de acusaciones de tercer campismo, elegir ninguno de los dos es otra opción.

Si debemos participar en el Gran Juego, escojamos un ecosocialismo que resuelva la ruptura metabólica entre la ecología y la economía, y entre lo urbano y lo rural y lo salvaje, evitando que surjan los peores de estos patógenos en primer lugar. Elijamos la solidaridad internacional con la gente común de todo el mundo.

Realicemos un comunismo de criaturas lejos del modelo soviético. Tracemos juntos un nuevo sistema mundial, la liberación indígena, la autonomía de los agricultores, la reconstrucción estratégica y las agroecologías específicas de cada lugar que, redefiniendo la bioseguridad, reintroduzcan cortafuegos inmunes de variedades muy diversas en el ganado, las aves de corral y los cultivos.

Reintroduzcamos la selección natural como un servicio del ecosistema y dejemos que nuestro ganado y cultivos se reproduzcan in situ, de modo que puedan transmitir su inmunogenética probada en brotes a la siguiente generación.

Considere las opciones de otra manera.

Tal vez he sido injusto con los Reids del mundo, que por obligación profesional deben creer en sus propias contradicciones. Pero, como lo demuestran quinientos años de guerra y peste, las fuentes de capital a las que muchos epidemiólogos sirven ahora están más que dispuestas a escalar montañas hechas de bolsas para cadáveres.


Sobre Rob Wallace
Rob Wallace es un biólogo evolutivo y filogeógrafo de salud pública que actualmente visita el Instituto de Estudios Mundiales de la Universidad de Minnesota. Es autor de Big Farms Make Big Flu y de la próxima publicación Revolution Space, ambos con Monthly Review Press. Es co-autor del Neoliberal Ebola: Modeling Disease Emergence from Finance to Forest and Farm, y Clear-Cutting Disease Control: Capital-Led Deforestation, Public Health Austerity, and Vector-Borne Infection. Ha sido consultor de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Traducido por Brian M. Napoletano y Pedro S. Urquijo, 14 de abril de 2020.


  1. “Coger” en el sentido que tiene en América Latina, es decir, “follar con”. Como explica el autor, fue un intento inapropiado a humor oscuro.
  2. Tankie es una referencia peyorativa a los miembros pro soviéticos de línea dura del Partido Comunista de Gran Bretaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *