blog banner

El marxismo en una época de catástrofes – el capitalismo creó una era de plagas

por Mike Davis

El siguiente artículo de Mike Davis discute cómo el coronavirus refuerza el hecho de que el capital amenaza constantemente la supervivencia humana y la necesidad de soluciones más socialistas. Apareció por primera vez en Socialist Worker el 18 de abril de 2020, y más tarde en MR Online. -BMN, 25/04/2020

El Coronavirus ha reforzado la crítica de Karl Marx al capitalismo. Imagen del Socialist Worker.

El monstruo que ha entrado por nuestra puerta no podría ser más familiar -lo conocemos desde hace más de 20 años-. En el escrito, al menos, prácticamente todos los años, los líderes mundiales son advertidos por la comunidad científica de que existe una amenaza inminente de pandemia.

También se señaló que el sector farmacéutico privado no podría suministrar los antivirales y las vacunas que se necesitarían.

El capitalismo plantea una amenaza mortal para la supervivencia humana de tres maneras.

En primer lugar, ya no crea puestos de trabajo. Ha hecho que mil millones de personas o más sean totalmente excedentes para las necesidades de la producción globalizada.

La mayoría de la gente en el África urbana y en la América Latina urbana trabaja en el sector informal, y ese es básicamente el único sector en el que se crean puestos de trabajo.

El segundo es el cambio climático. El capitalismo nos ha impulsado a una epopeya geológica completamente nueva, y el cambio climático tiene enormes consecuencias para las enfermedades.

Por ejemplo, con el calentamiento global, los insectos clave de la enfermedad para la malaria, la fiebre del dengue y así sucesivamente se están moviendo hacia el norte. Verán la reaparición de la malaria por ejemplo en Europa, lo cual es casi inevitable.

Y en tercer lugar, el capitalismo amenaza nuestra supervivencia porque desencadena directamente, y produce directamente, el tipo de pandemias en las que estamos en medio de ahora.

No se trata de una sola pandemia -vivimos en una época de pandemias y enfermedades emergentes-. La globalización capitalista ha producido estas nuevas plagas.

El capitalismo ha destruido las fronteras naturales y sociales entre las poblaciones de humanos y animales salvajes que antes estaban muy separadas.

Los coronavirus se encuentran principalmente en los murciélagos. Los murciélagos son increíblemente solitarios -se necesita mucho para poner a los humanos en contacto con murciélagos, o animales infectados por ellos-. La fuerza motriz de esto ha sido la destrucción de los bosques tropicales por las empresas multinacionales de tala, por ejemplo, la deforestación a gran escala del Amazonas.

Luego está la agricultura industrial, y la industrialización de la producción de aves de corral y ganado.

Encontrarás fábricas de pollos que procesan un millón de pollos al año. Son como aceleradores de partículas para enfermedades virales. No se podría diseñar una máquina más eficiente para criar nuevos híbridos de virus y distribuirlos.

Y el factor más importante de todos es que, en un sentido inmunológico, hay dos humanidades. Una humanidad está bien alimentada, tiene generalmente buena salud y tiene acceso a la medicina.

Hay una segunda humanidad, que depende de los sistemas médicos que fueron en gran parte destruidos en decenios de 1980 y 1990.

Deuda

Los sistemas fueron destruidos por la deuda, el ajuste estructural y la exigencia del Fondo Monetario Internacional de que los países redujeran el gasto público o privatizaran los servicios públicos.

En todo el África subsahariana y también en otros países, el saneamiento es la mayor fuente de vulnerabilidad a las enfermedades infecciosas. La gente no tiene acceso a agua limpia y no puede lavarse las manos con jabón cada hora.

En este momento estamos al borde de lo que podría ser la verdadera masacre de esta pandemia mientras explota en los barrios pobres del Sur Global. Es imposible imaginar esto como algo como un asteroide que viene y golpea la Tierra -esto es una pandemia fabricada-. En el pasado el capitalismo, en particular el capitalismo global, dependía de una modesta inversión en sistemas de detección de enfermedades y de alerta temprana.

Esto era para salvaguardar el comercio y salvaguardar la salud de las personas en los países coloniales del norte.

Toda una serie de conferencias sanitarias internacionales surgieron del último imperialismo victoriano. Su objetivo explícito era el control de las enfermedades infecciosas con el fin [frase sin terminar en el original; N. del. T.]. De manera similar, la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue fundada en 1948 por la Fundación Rockefeller, que desempeñó un papel esencial en los decenios de 1940 y 1950.

Su objetivo original era salvaguardar la salud de los trabajadores de las plantaciones de la United Fruit Company y de las minas de nitrato chilenas. Quería eliminar la enfermedad por sí misma usando vacunas. Esto resultó ser increíblemente exitoso en la eliminación de la viruela, pero falló en prácticamente todas las demás enfermedades importantes.

Pero hay una tradición alternativa -una que considera los determinantes socioeconómicos- la pobreza, la falta de saneamiento y así sucesivamente. Ahora toda la infraestructura internacional de detección de enfermedades y la respuesta internacional coordinada simplemente se ha desmoronado.

La OMS prácticamente se ha derrumbado -tiene un papel absolutamente marginal-. Nunca ha sido financiada. Los grandes países como los EE.UU. nunca han cumplido con las contribuciones que dijeron que harían. La OMS ha tenido que recurrir principalmente a cabildeo con los países más poderosos y a la dependencia de filántropos.

Todo esto en conjunto proporciona alrededor del 80 por ciento de su presupuesto. Y pone a la OMS en una posición en la que se dedica constantemente a halagar y solicitar a los Estados Unidos, China y los filántropos. Esto se ha hecho casi ridículamente evidente en los últimos cuatro o cinco meses.

El Centro Norteamericano para el Control de Enfermedades (CDC) -que desempeña un papel internacional y es responsable de gran parte de la detección de enfermedades emergentes- también se ha derrumbado.

Decidió no utilizar los kits de prueba que habían sido desarrollados por una compañía farmacéutica alemana y que todos los demás en el mundo están utilizando. Y desarrolló su propio kit de prueba, pero estaba defectuoso y dio resultados falsos.

El CDC es financiado por un cristiano fundamentalista de derecha[1] y su presupuesto fue salvajemente recortado por Donald Trump -uno de sus primeros actos como presidente-.

En el mismo momento de la inauguración de Trump, comienza a desmantelar las organizaciones y a revertir las políticas creadas específicamente para hacer frente a las pandemias.

Trump dice que este es el país más avanzado técnica y científicamente en el mundo el mismo día que la revista del New York Times imprime las instrucciones de cómo coser su propia máscara quirúrgica.

Y es una crisis mundial.

El Centro Europeo de Control de Enfermedades no ha estado en ninguna parte y toda la idea de la Unión Europea está en profunda crisis. Por ejemplo, había una expectativa de Italia de que sus hermanas europeas se apresuraran a ayudarles. Pero en cambio Alemania, Austria y Francia prohibieron la exportación de suministros y materiales cruciales.

China exuda una enorme influencia económica y ha dado forma a la economía mundial en los últimos 20 años. Pero lo que le ha faltado a China y lo que más busca es poder blando y más prestigio político.

Liderazgo

Trump ha abdicado totalmente de cualquier concepto de liderazgo moral o respuesta humanitaria estadounidense. Así que los italianos se volvieron a Beijing, que ha estado a la vanguardia en la prestación de ayuda crucial.

China ha aportado una inmensa capacidad para proporcionar suministros médicos clave. Así que está en todas partes, donde Europa y los EE.UU. están desaparecidos.

En el siglo XVII las plagas, particularmente en Italia, aceleraron la transición de una economía centrada en el Mediterráneo a una economía centrada en el Atlántico Norte.

Así que tenemos que preguntarnos si el Covid-19 empezará a acelerar el cambio de la hegemonía estadounidense a la china.

La respuesta al brote ha sido totalmente nacionalista, hasta el punto de que ha sorprendido a la mayoría de los líderes mundiales y a los propios nacionalistas. La cooperación internacional ha colapsado.

Cualquier recuperación de la producción globalizada depende de nuevos y enormes esfuerzos para crear una infraestructura internacional de enfermedades. Esto podría tomar la posición de atacar al patógeno e ignorar las condiciones sociales que hacen vulnerables a las personas -que de alguna manera son las causas últimas de las enfermedades-.

Pero no puede traer la vacuna y los antivirales. Hasta ahora el sector privado ha sido un inmenso obstáculo para la conversión de las nuevas tecnologías.

El potencial para el diseño biológico y el desarrollo científico ha sido bloqueado.

Esto se debe a que la industria farmacéutica ya no produce las medicinas vitales cuya producción en el pasado ha sido su justificación para su posición de monopolio.

No hacen antivirales, y en gran parte no hacen vacunas. Y no producen la nueva generación de antibióticos para enfrentar la crisis global. La gran industria farmacéutica está básicamente arrastrando patentes y gastando más en publicidad que en investigación y desarrollo.

No sólo se han convertido en una traba para la revolución médica y la revolución científica, sino que también se han dedicado a la estafa de los precios y a un enorme cabildeo político contra los medicamentos genéricos.

¿Puede el capital mundial superar su actual fragmentación nacionalista y crear una infraestructura para atender sus principales intereses, la continuidad de los lucros y la producción globalizada?

También tiene que satisfacer las necesidades de salud de las poblaciones metropolitanas porque esta es una depresión global. Y una depresión cuyas raíces no están en la enfermedad misma -aunque la enfermedad la haya detonado-.

Los mayores países capitalistas creen que pueden protegerse en el intercambio mundial, mediante el desarrollo acelerado de vacunas y alguna nueva forma de organización internacional de la salud pública.

Mientras que crean que no hay ningún interés en absoluto en tratar lo que siempre es el tema de la medicina social -la miseria y la pobreza a escala mundial-.

¿Se dispondrá de vacunas para todas las poblaciones de África y el Asia meridional? Es difícil ver la razón por la que lo estarán, y si están disponibles vendrán años después. Aquí vemos que el capitalismo global profundiza y amplía aún más el abismo entre las dos humanidades.

Por supuesto que eso también es cierto dentro de otros países, en los que la enfermedad se contorsiona por el legado del racismo y la pobreza.

Creo que en este momento, al menos en los Estados Unidos, existe una oportunidad extraordinaria no sólo para avanzar en un programa progresivo -la atención de la salud como un derecho humano y la cobertura universal al estilo europeo-. Sino también para presentar demandas que son esencialmente socialistas, como eliminar la gran industria farmacéutica y nacionalizar la gran producción de medicamentos.

Por ejemplo, Amazon se está convirtiendo en el mayor monopolio de la historia del mundo. Ahora argumenta que es una utilidad esencial y la respuesta progresiva a eso es romperla o imponerle impuestos. Pero crea un campo en el que podemos plantear la demanda socialista tradicional -convertirla en una utilidad pública-. Debería ser controlado democráticamente y ser propiedad de la sociedad.

Esta crisis ofrece nuevas oportunidades para ir más allá del reformismo de izquierda y plantear ideas y demandas socialistas.


Sobre Mike Davis
Mike Davis es el autor de Prisoners of the American Dream (1986), City of Quartz (1990), Late Victorian Holocausts (2001), Planet of Slums (2006) y Buda’s Wagon: A Brief History of the Car Bomb (2007). Davis es un frecuente colaborador de publicaciones de izquierda como New Left Review (donde su excelente artículo «Election 2016» es de libre acceso), LINKS y muchas otras. Ha sido distinguido en el pasado una Beca MacArthur y el Premio Literario Lannan. Vive en San Diego.

Mike Davis hablaba en «El marxismo en la era de la catástrofe» junto con Alex Callinicos. La grabación de la reunión se puede encontrar en http://bit.ly/MarxismMikeDavis.

Traducido por Brian M. Napoletano, 25 de abril de 2020.


  1. Presumiblemente una referencia al director del CDC, Robert Refield, y su historia de posturas cristianas fundamentalistas en el control de enfermedades. N. del T.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *